Municipalidades en Argentina /Expatriados » Cómo divorciarte en Argentina si te casaste en otro país

Cómo divorciarte en Argentina si te casaste en otro país

Matrimonios fuera de Argentina

Las leyes del territorio argentino tienen algunas especificaciones con respecto a la disolución del matrimonio, así como cada país tiene las suyas.

Este artículo busca brindar la información necesaria para poder iniciar un divorcio de extranjeros en Argentina.

Se sabe que personas de todo el mundo eligen nuestro país en busca de prosperidad y asentamiento, y muchas veces sucede que las parejas una vez instaladas deben recurrir a la anulación matrimonial.

En ese panorama, la pregunta qué surge es cómo divorciarse en la Argentina si te casaste en otro país. Prestá atención a toda la información que te vamos a dar, porque te ayudará a entender el cómo es el proceso y qué pasos tenés que seguir.


¿Te podés divorciar desde Argentina?

Lo primero importante a saber aquí, es que la nulidad de un matrimonio extranjero puede hacerse en el territorio argentino siempre y cuando el domicilio conyugal de las personas que quieran divorciarse pertenezca a Argentina a la fecha de la separación.

Por lo tanto, los extranjeros que tengan domicilio registrado en Argentina podrán iniciar los trámites de divorcio frente a las autoridades competentes, y una vez comenzado podrán expedir dicha demanda por medio del consulado a la nación donde contrajeron el matrimonio. De esta manera, este proceso iniciado en territorio argentino podrá ser inscripto en la resolución judicial del país de origen de las personas implicadas.


Legislación actual

Comencemos a abordar este tema sosteniendo que la Ley 26.413 que reglamenta el registro de nupcias acreditadas en el extranjero, no es una pauta que rija a nivel internacional. Esto quiere decir que no es obligatorio un registro previo del matrimonio en Argentina para poder llevar a cabo su disolución.

En este sentido, la legislación argentina no puede impedir el reconocimiento de la preexistencia, efectividad y legitimidad de un casamiento celebrado en el exterior.

Debido a esto, podemos concluir en que no existen obstáculos para gestionar la acción de querer divorciarse dentro de Argentina si el último domicilio conyugal está registrado en dicho territorio.

No obstante, resulta importante hacer la siguiente aclaración, ya que en Argentina no se reconocen matrimonios realizados en otros países si existieran algunos de estos impedimentos:


  • • Si existe un vínculo familiar de cualquier grado entre los cónyuges, independientemente del origen del mismo.
  • • Relación entre hermanos sin importar el origen.
  • • Ser menor de dieciséis años en el caso de la mujer, y ser menor de dieciocho años en el caso del varón.
  • • Si existiera un matrimonio anterior sin concluir en divorcio.
  • • Condena como autor, cómplice, o instigador del asesinato de uno de los casados.

Disolver un matrimonio celebrado en el extranjero

El Código Civil y Comercial en su artículo 2621 constituye que los procesos de validez, invalidez y disolución del matrimonio corresponden a la competencia de los jueces que ejerzan en el lugar del último domicilio conyugal compartido, o bien los que pertenezcan a la jurisdicción del domicilio actual del cónyuge demandado.

Si el pedido de separación es unilateral, a partir de la delegación del juez se notifica a la otra persona del matrimonio que entra en proceso de divorcio, la cual tendrá un tiempo de quince días para examinar la propuesta.

Para que se dicte la sentencia de divorcio no hace falta que exista un previo acuerdo económico, ya que en caso de que uno de los cónyuges rechace la propuesta del otro, el juez dictaminará una audiencia para llegar a los acuerdos económicos necesarios.


¿Qué pasos tenés que seguir?

Si querés disolver un matrimonio celebrado fuera del territorio argentino es importante que sigas una serie de pasos para que el proceso se pueda dar de forma más sencilla y ordenada. Aquí enumeramos los siguientes procedimientos administrativos para divorciarse desde Argentina.


1. Búsqueda de asesoría legal y juez correspondiente

Lo recomendable para este tipo de procesos es que las partes se apoyen en asesores legales capacitados para guiar los procedimientos administrativos de la mejor manera. Además, las partes o el cónyuge interesado en divorciarse deberá acudir al registro civil correspondiente al lugar de su último domicilio registrado de manera oficial para plantear frente al juez la solicitud de divorcio.


2. Comenzar los trámites

Para dar inicio al proceso de separación, primeramente es necesario que uno o los dos cónyuges reúnan cierta documentación para presentar en el registro civil de la jurisdicción del domicilio que figure en el documento de identidad del o los demandantes. Entre estos documentos ubicamos los siguientes:


Cabe destacar que la solicitud de divorcio puede comenzar a ser tramitada por uno o ambos cónyuges.


3. Propuesta regulatoria

Se trata de un informe que regule algunas condiciones en la separación en carácter de propuesta de uno de los cónyuges hacia el otro, en caso de que los trámites no sean iniciados de mutuo acuerdo.

Esta propuesta regulatoria tendrá incidencia en la repartición de los bienes, vivienda y custodia de los hijos en caso de haberlos, así como también cuestiones de alimentos y visitas.


4. Enviar la documentación al país de origen o donde se haya celebrado el matrimonio

Este paso consta en enviar la demanda de divorcio al país de origen de los demandantes, o bien al territorio donde se haya celebrado el matrimonio. De esta manera, el proceso quedará asentado en las actas del registro civil de la nación en cuestión, quedando formalizada y efectivizada la disolución del casamiento.


En resumen

La regulación de las leyes de nuestro país permiten la disolución de matrimonios celebrados en el exterior. Esto puede ser una ventaja para aquellas personas que emigraron a este territorio de forma temporal o permanente estando casados y en el presente quieren divorciarse.

Debemos recordarte que este proceso puede llevarse a cabo, siempre y cuando las personas tengan en su documento de identidad un domicilio actualizado. Asimismo, el divorcio de extranjeros en Argentina es posible a través de la gestión de un juez, que actuará como regulador y velará por la resolución más favorable posible para ambas partes.